Según un estudio, las mujeres son menos felices ahora que hace 35 años

ElSalario.com.ar/Si bien en los últimos 35 años las mujeres han logrado importantes avances en materia laboral y social, ese progreso no parece traducirse en un mayor nivel de felicidad.

Si bien en los últimos 35 años las mujeres han logrado importantes avances en materia laboral y social, ese progreso no parece traducirse en un mayor nivel de felicidad.

Al menos así parece surgir de un estudio de la Universidad de Pennsylvania que afirma que las mujeres expresan hoy un menor grado de satisfacción con sus vidas en comparación al que manifestaban en la década de los setenta, a pesar de haber alcanzado importantes conquistas sociales en los últimos treinta años.

El estudio se titula “La paradoja de la felicidad femenina decreciente” y fue realizado por Betsey Stevenson y Justin Wolfers, profesoras de la Wharton School of Business de dicha Universidad. El mismo examinó los resultados de encuestas anuales realizadas entre 1972 y 2006 en Estados Unidos, que preguntaban acerca del grado de satisfacción de las personas respecto de su trabajo, los ingresos del hogar, su vida matrimonial y su salud. El informe comparó los niveles relevados al comienzo y al final del período, y encontró que, pese a los avances registrados en materia salarial, laboral, educacional y de control de la natalidad, las mujeres expresan hoy los mismos niveles de felicidad respecto de su situación laboral, y menores grados de satisfacción acerca de las finanzas familiares y su vida marital. En cambio, manifiestan mayor satisfacción en relación a su estado de salud. De todas formas, se estaría dando la siguiente paradoja: algunos progresos sociales alcanzados por el género femenino habrían jugado en forma contraproducente en términos de bienestar.

Estos resultados implican que, mientras a comienzos de los años ´70, las mujeres manifestaban gozar de un mayor nivel de bienestar que los hombres, dicha brecha se ha achicado tras la incorporación masiva de la mujer al mercado de trabajo. La felicidad de las mujeres habría declinado tanto en términos absolutos como en relación al manifestado por los varones.

El nivel de satisfacción producido por el empleo se mantuvo prácticamente constante a lo largo del período. Tanto las amas de casa como las mujeres que trabajan fuera del hogar expresaron los mismos grados de bienestar derivados de su empleo que sentían treinta años atrás. Sin embargo, el informe aclara que la satisfacción laboral explica una pequeña parte de la dinámica de la felicidad femenina.

En relación a la satisfacción derivada de las finanzas familiares, el informe encontró menores grados de bienestar financiero para el género femenino, pese a las mejoras en los ingresos salariales de las mujeres a lo largo del tiempo. Tanto las mujeres casadas como las jefas de hogar expresaron niveles de satisfacción más bajos en este aspecto. Esto se debería principalmente a la persistencia de la brecha salarial de género en favor de los hombres.

Por otra parte, el informe destaca que tanto las mujeres como los hombres se han vuelto menos felices con su situación marital a lo largo del período. Sin embargo, el impacto de la decreciente satisfacción marital habría sido mayor para las mujeres que para los hombres ya que, según el estudio, existe en las primeras una relación más estrecha entre ambas variables.   

Finalmente, las mujeres manifiestan un mayor grado de satisfacción acerca de su estado de salud en comparación al que tenían en los setenta. De hecho, la brecha de salud entre hombres y mujeres se redujo considerablemente.

En definitiva, el informe concluye que el peso de las caídas en el nivel de satisfacción financiera familiar y en la vida marital fue el factor determinante de la disminución del nivel de felicidad de las mujeres en los últimos treinta y cinco años.

 

¡No te olvides de completar la encuesta salarial!

(Nota publicada el 10 de julio de 2009)

loading...