La Justicia admitió que el estrés laboral es una enfermedad

La Cámara Laboral de Bariloche emitió un dictamen judicial en el que consideró que el síndrome de desgaste profesional o burnout es una enfermedad. El fallo se remite al caso que había impulsado la psicóloga y ex agente de la Policía de Río Negro, Lidia Maldonado, luego de haber manifestado los síntomas de la patología que terminaron provocándole la incapacidad total para ejercer su trabajo.

El tribunal consideró que la tarea diaria de la mujer de 42 años, vinculada a la atención de casos de violencia familiar, abuso sexual y asistencia psicológica a los internos de la alcaldía, afectó su salud en la medida en que comenzó a manifestar “episodios frecuentes de crisis de angustia”, además de depresión, ideas de culpa y desvalorización  de su propia existencia. Asimismo, ordenó a una Aseguradora de Riesgos del Trabajo (ART) a hacerse cargo de la cobertura médica derivada de la moderna enfermedad.

Pese a que la comisión médica y los peritajes pudieron determinar la patología, la ART se había negado a admitir que el burnout pueda ser considerado como una enfermedad, debido a que no se encontraba incluida en el listado de patologías profesionales elaborado por el Poder Ejecutivo nacional reglamentando la ley de riesgos de trabajo.

Según los especialistas, el desgaste profesional puede aumentar el nivel de glucosa en sangre, de lípidos y de hipertensión arterial, y con el tiempo, aumenta el riesgo de infarto de miocardio y de accidente cerebrovascular. El ambiente y las condiciones de trabajo pueden ser un disparador del problema. Las personas más susceptibles de padecer este cuadro suelen presentar un sobreinvolucramiento con el trabajo, que privilegia en demasía la tarea laboral por sobre las cuestiones personales. A su vez, los trabajadores que tienen un carácter competitivo o personalidades agresivas u hostiles suelen desarrollar el problema con mayor facilidad.

 

Otro caso de estrés laboral

 

Trabajadores de una sucursal del Banco Nación de Mendoza realizaron un paro en solidaridad con una empleada que debió ser internada por trastornos cardíacos que serían consecuencia de estrés laboral.

El reclamo sindical se realizó por la crisis nerviosa diagnosticada como burnout que padeció la trabajadora por un pico de estrés que la obligó a permanecer 24 horas internada en la unidad coronaria del Hospital Español de Mendoza.

 

Fuente: La Nación

 

¡No te olvides de completar la encuesta salarial!

 

 

loading...